¿Qué es la impulsividad?Tipos de impulsividad, razones, sintomatología y tratamiento de ésta.

04 Mayo 2022
Tiempo de lectura
7 minutos
Conoce en profundidad el concepto de la impulsividad (funcional y disfuncional), que sintomatología está asociada a la impulsividad disfuncional y cómo tratarla psicológicamente.
impulsividad
Pie de foto
Impulsividad
  1. Tipos de impulsividad

  2. Razones por la que una persona puede desarrollar impulsividad:

  3. Sintomatología de la impulsividad y evaluación

  4. Tratamiento de la impulsividad

 

La impulsividad es un rasgo de la personalidad caracterizado por una reacción rápida, inesperada y desmedida ante cualquier situación. Este constructo de la impulsividad tiene un origen psico-bio-social ya que se construye a raíz de diferentes variables como son la biología, los familiares y los socioculturales.

 

La impulsividad implica la realización de conductas que son inapropiadas dentro de un contexto, son conductas prematuras, no planificadas y con consecuencias adversas. Esta conducta incluye tres dimensiones diferentes: dificultad en suprimir una respuesta motora que predomina ante otra, incapacidad para utilizar una información disponible para pensar en las consecuencias que pueden generar los actos e incapacidad para posponer una recompensa inmediata pero pequeña en pro de una recompensa mayor y mejor aunque se tarde un poco más en conseguirla.

 

 

Tipos de impulsividad

Dickman en 1990 distingue dos tipos de impulsividad:

 

  • Impulsividad funcional: Este tipo de impulsividad es el acto de actuar con poca planificación pero donde la persona siente que la situación es óptima. Dentro de este tipo de impulsividad se encuentran las personas aventureras y rápidas a la hora de tomar decisiones en su propio beneficio.

  • Impulsividad disfuncional: Este tipo de impulsividad es el acto de actuar sin planificación, y se caracteriza por formar parte de algunos trastornos, siendo una manifestación maladaptativa de la conducta. La persona toma decisiones de manera rápida e irreflexiva y que puede llegar a generar consecuencias negativas. Dentro de este tipo de conducta impulsiva podemos encontrar la vertiente patológica, que se puede encontrar como criterio diagnóstico en trastornos psiquiátricos como:

    • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

    • Trastornos de la personalidad como el trastorno de la personalidad límite o el trastorno histriónico de la personalidad.

    • Trastorno de relación social desinhibida.

    • Trastornos destructivos, de control de impulsos y de la conducta como el trastorno explosivo intermitente, cleptomanía y piromanía.

    • Trastorno del espectro autista.

    • Trastorno de la Tourette.

    • Trastorno por estrés postraumático y por estrés agudo.

    • Trastornos alimenticios como anorexia nerviosa o bulimia nerviosa.

    • Trastornos adictivos y relacionados con la sustancia.

 

Razones por la que una persona puede desarrollar impulsividad:

 

  • Búsqueda de sensaciones: Necesidad de encontrar estímulos novedosos, que se consiguen a raíz de buscar experiencias incluyendo aquellas peligrosas que ponen en riesgo a la persona. Dentro de esta búsqueda de sensaciones predomina el abuso de sustancias o actividades sexuales.

  • Dificultad para esperar la recompensa: Dificultad para inhibir las conductas aunque se estime una consecuencia negativa, pese a que la espera se pudiera traducir en un aumento en intensidad o cantidad de recompensa.

  • Actúa sin planificación, sin ser consciente de los riesgos: La persona no sopesa las consecuencias futuras de sus actos, viviendo únicamente en el momento presente, no realizando planes para actos que requieren una respuesta emocional difícil, sino que se caracteriza por afrontarlos sin prever el modo en que evolucionará o los imprevistos que surgirán.

  • Urgencia para realizar acciones: La impulsividad como descarga del estrés. Muchos trastornos de la conducta se caracterizan por la urgencia de resolver una conducta por la imposibilidad de sostener la tensión.

  • Escasa perseverancia: Poca tolerancia a la frustración durante la ejecución de un estímulo difícil, la persona quiere afrontarlo de manera rápida mediante un escape activo.

  • Problemas de regulación emocional: La impulsividad se puede manifestar como la dificultad de regular las emociones, utilizando la impulsividad para ejercer un control deliberado en ellas.

 

Sintomatología de la impulsividad y evaluación

 

 

La impulsividad puede ser causada por la combinación de factores genéticos y factores externos. Existen dos neurotransmisores involucrados en la impulsividad, la dopamina administrada como fármaco aumenta la actividad del sistema dopaminérgico y produce efectos contradictorios en la impulsividad, o la serotonina que disminuye la actividad del sistema serotoninérgico y produce un aumento de la impulsividad.

 

Los síntomas característicos de la impulsividad son el impulso, la tensión creciente, el placer de actuar y el alivio y la culpa.

 

La impulsividad no es un constructo unitario sino que está integrado por diferentes dimensiones como la toma de decisiones, la planificación, el razonamiento, inhibición o la impulsividad motora. Para poder evaluar la impulsividad se deberán evaluar las diferentes dimensiones a partir de cuestionarios autoadministrados.

 

Tratamiento de la impulsividad

 

El tratamiento para la impulsividad dependerá del trastorno que esté asociado a este rasgo de la personalidad, aunque la mayoría de veces el tratamiento se basa en un tratamiento farmacológico junto a un tratamiento psicológico.

 

Dentro del tratamiento psicológico existen diferentes terapias para tratar la impulsividad, como:

 

  • La terapia cognitivo-conductual con técnicas de reestructuración cognitiva y control de estímulos, ayudarán a la persona a tomar conciencia de los pensamientos negativos, reformar estos pensamientos y mejorar la sintomatología asociada a los diferentes trastornos mentales. 

  • La desensibilización sistemática es una técnica de modificación de conducta, donde se expone a la persona a la situación que le genera impulsividad para intentar conseguir desaparecer la respuesta automática.

  • La terapia de aversión es una técnica de exposición parecida a la desensibilización sistemática.

 

Guía gratuita
Gestión de emociones infantiles
Importancia de las emociones en el aprendizaje

En esta guía encontrarás un decálogo para la adecuada gestión de las emociones por parte de los padres. Además conocerás todas las emociones para saber actuar en casa caso y la importancia del aprendizaje de las emociones para su día a día.

 

Dentro de estas terapias se deberá trabajar la tolerancia a la frustración, reduciendo los actos impulsivos y promoviendo las respuestas adaptativas. Será conveniente trabajar el proceso de reflexión para promover la anticipación de las consecuencias, dando estrategias para detectar y reducir las respuestas automáticas. Junto a las terapias psicológicas será de gran ayuda reducir la activación fisiológica, promover la capacidad de reflexión, reducir el estrés y la ansiedad mediante técnicas de relajación como podría ser el mindfulness.


En definitiva, podríamos decir que existe un tipo de impulsividad buena y un tipo de impulsividad mala, la impulsividad “buena” es aquella que utiliza una persona para vivir una situación de aventura sin pensar en los imprevistos que puedan surgir, como podría ser viajar a un país sin tener organizado el viaje. Luego existe la impulsividad “mala”, es decir la disfuncional, que se asociada al tipo de impulsividad que podemos encontrar como criterio diagnóstico de diferentes trastornos mentales, este tipo de impulsividad sí que deberá ser tratada y se deberá poner en conocimiento con un asesoramiento psicológico, donde un profesional podrá decidir que tratamiento será el adecuado para cada caso.

Comentarios

Marta Estevez, experta médica en DKV Quiero Cuidarme
Autor/a:

Marta Estévez

  • Rehabilitación cognitiva en el Centro de día de Neuropsicología de la conducta y Psicogeriatría ISPA (2012-2013).

  • Prácticas de Neuropsicología en el Parc Sanitari Pere Virgili (2013-2014).

  • Prácticas de Psicología en el CSMA Sant Pere Claver (2014).

  • Evaluación y rehabilitación cognitiva en Fundació Privada AVAN (2019-2020).

Psicóloga con proyección profesional en el área de Neuropsicología especializada en la evaluación y rehabilitación neuropsicológica en

Guía gratuita
Gestionar la ansiedad
Cómo gestionar la ansiedad

La ansiedad nos afecta en la forma en la que pensamos, reaccionamos físicamente y actuamos. ¿Cómo controlar la ansiedad? Te damos diferentes estrategias para gestionar la ansiedad.

Productos y servicios relacionados

Porque tu bienestar emocional es tan importante como tu salud física...

Seguro de salud DKV Integral
Seguro de salud

¿Sabías que con DKV Integral tienes incluidas 20 sesiones de psicoterapia al año, y 40 en casos de trastornos alimentario, acoso escolar, ciberacoso, estrés laboral y violencia de género o familiar?

Cuida tu mente

Desde la app Quiero cuidarme Más tendrás orientación psicológica por chat de manera gratuita así como herramientas para evaluar tu estado individual, retos para mejorar tu salud mental y servicios extra y material informativo.

Sesiones con el psicologo
Terapia psicológica individual online

El modelo de tratamiento para aquellas personas que necesitan terapia psicológica se desarrolla según las necesidades de cada paciente. En este caso puede realizarse online y desde el primer momento el o la profesional se encarga de elaborar un plan específico.