Lucía mi pediatra: guía para salir con niños a la calle

27 Abr 2020

Desde el domingo 26 de abril, se puede salir con niños a la calle a dar un paseo acompañados de un adulto.

¿Esto quiere decir que se ha terminado el estado de alarma? No.

¿Seguimos confinados? Sí. Pero a nuestros hijos se les permite salir a tomar el aire fresco.

Guía para salir con niños a la calle durante el estado de alarma por coronavirus

¿Quiénes pueden salir?

  • Niños de 0 a 13 años incluidos.
  • Acompañados de un adulto.
  • Máximo un adulto con tres niños.
  • A un kilómetro de distancia
  • Durante una hora.

¿Qué no podemos hacer?

  • Juntarnos con amigos.
  • Ir a casa de los abuelos, primos o vecinos.
  • Jugar en el parque.
  • Subirnos a toboganes, columpios y demás mobiliario urbano.
  • Salir con niños a la calle si ellos o nosotros tenemos síntomas de enfermedad.

Hasta aquí todo claro ¿verdad?

¿Y qué ocurre con los chavales de 14 años o más?

Tal y como ya se ha estipulado en los últimos días, los mayores de 14 años, como el resto de adultos, tienen otro horario de salida para dar paseos o hacer deporte. Podrán salir de 6 a 10 h y de 20 a 23 h para dar un paseo solos o acompañados de un adulto que conviva con ellos a menos de un km de distancia de casa, y hacer deporte individual sin límite de tiempo, siempre y cuando sea en esa franja horaria. Y como hasta ahora, pueden ser ellos los que salgan a tirar la basura, ir a la farmacia o hacernos algún recado cerca de casa.

¿Qué medidas son las más importantes PARA TODAS LAS EDADES?

Lo que ha demostrado tener mas evidencia en cuanto a la disminución de la transmisión del virus es:

  • Mantener la distancia de seguridad: 2 metros
  • Lavado de manos frecuente

Y esto se nos tiene que grabar a fuego. Con mascarilla, sin ella, con niños, sin ellos y para todas las edades: distancia de seguridad y lavado de manos.
 

¿Deben usar mascarilla?

Los menores de 3 años, no. Podrían ser causa de accidente y además se la tocarían continuamente y no cumpliría su función. Los mayores de esa edad, si no se puede garantizar la distancia de seguridad de los 2 metros con otras personas, el gobierno recomienda su uso, sin ser obligatorio.

¿Y si yo como padre o madre no quiero salir, considero que es pronto, o el miedo me supera?

Pues no salimos. No hay problema. Esto no es obligatorio. Cada uno podrá salir con niños a la calle cuando esté preparado para ello, cuando el paseo sea un motivo de disfrute y no un motivo más de ansiedad y preocupación. Calma.

Todas las decisiones son respetables si seguimos las recomendaciones oficiales.

Missing bloque personalizado.


¿Cuándo lleguemos a casa, qué hacemos?

Nos quitamos los zapatos y los dejamos a un ladito y vamos directos a lavarnos las manos todos. Y lo haremos como un juego, algo divertido, sin ansiedad.

¿Hay que quitarle la ropa y meterle en la ducha?

Si hemos dado un paseo tranquilamente, el niño no se ha tirado por el suelo, hemos paseado y disfrutado alegremente del aire fresco, no os agobiéis. El virus no se pega desde el aire a la ropa. Ahora bien, podemos aprovechar para quitarnos la ropa, la dejamos en un lugar separada de la demás y si queréis, os la ponéis al día siguiente para pasear.

Si los niños son pequeñitos y se han caído al suelo y se han ensuciado, pues aprovechamos, echamos la ropa a lavar, nos lavamos nuevamente las manos y le damos el bañito del día.

¿Y si es un bebé?

Si es un bebé todo es más fácil. Ni se rebozará por el suelo, ni tocará mobiliario urbano; simplemente disfrutará del aire, del sol y de la compañía de su papá o de su mamá.

¿Tengo que desinfectar las ruedas del carro con lejía?

Las posibilidades de que el Sars-CoV-2 esté en el suelo son bajísimas, que además tenga poder infectante, más bajo aun y que de las ruedas pasen a nuestras manos y de nuestras manos a nuestra boca en cantidad suficiente como para contraer la enfermedad, es el más difícil todavía. Pero, aun así, lo que yo haría sería dejar el carro a un lado hasta el día siguiente, sin pasearlo por la casa.

Ahora bien, si te sientes más seguro sumergiendo las ruedas en un recipiente con agua fría y  lejía, adelante, no hay problema.

Lo que de verdad me gustaría es que el paseo diario con nuestros hijos sea un momento de disfrute, de juego, de calma, de desconexión y de unión…

Recuerda que, si tú lo vives con ansiedad, él tendrá ansiedad. Si lo vives con miedo, él tendrá miedo.

Y si lo vistes con ilusión, ganas y entusiasmo, lo convertiremos en el mejor momento del día y eso es lo que se llevarán en su mochilita de recuerdos.

¡A por ello!

¡Ya queda menos!

Otros artículos de Lucía mi pediatra

Comentarios

Lucia Galan
Autor/a:

Lucía Galán

  • Socia fundadora y directora médica de Centro Creciendo.

  • Autora del blog luciamipediatra.com

  • Miembro del Consejo Asesor de Unicef.

Pediatra de vocación, puso en marcha un blog, "Lucía, mi Pediatra", en el que recoge consejos sobre crianza, experiencias profesionale