Bulos virales sobre las variantes del coronavirus

15 Jun 2021

Algunos de los bulos y desinformaciones virales compartidos en los últimos meses de crisis pandémica están relacionados con las variantes del coronavirus.

Os contamos que estas variantes no han sido creadas por las vacunas contra la COVID-19, que no se detectan mediante PCR o que la nueva variante del SARS-CoV-2 aparecida en Reino Unido no está relacionada con la vacuna de Pfizer. En Maldita.es ya os hemos explicado que los virus experimentan mutaciones de manera aleatoria.

No, las variantes del coronavirus no han sido creadas por las vacunas contra la COVID-19

Se ha viralizado un vídeo de una entrevista a Luc Montagnier, premio Nobel de Medicina en 2008, en la que afirma que es la vacunación contra la COVID-19 la que está "creando" las variantes del SARS-CoV-2.

Pero no es cierto que la vacunación esté creando nuevas variantes. Los virus de ARN, como los coronavirus, mutan "con frecuencia" y es su "rutina cotidiana", según expone el Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría en su web.

Lo mismo indicaba a Maldita.es Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III: "Las vacunas no propician que el virus mute más, los virus tienen una tasa de mutación constante independientemente de si la población está vacunada o no". De hecho, las variantes británica, sudafricana, brasileña e india ya habían sido detectadas antes de que hubiera campañas masivas de vacunación.

Además, la vacunación masiva puede ayudar a evitar que surjan variantes, tal y como explicaba a Maldita.es África González Fernández, catedrática de Inmunología de la Universidade de Vigo: "Las variantes surgen con las infecciones (...) conforme más personas están infectadas, más posibilidades de variantes hay. Las vacunas van a proteger del desarrollo de nuevas variantes y por esto hay que vacunar al mayor número de personas en el menor tiempo posible".

No, no es imposible que las variantes del COVID-19 "escapen a la inmunidad"

El extrabajador de Pfizer Mike Yeadon indicaba en una entrevista en la web LifeSiteNews que es imposible que las variantes del SARS-CoV-2 "escapen a la inmunidad", por lo que las vacunas "complementarias" o de "refuerzo" que compañías farmacéuticas están desarrollando contra las variantes del virus son innecesarias. Pero es un bulo.

Para empezar, Yeadon no tuvo el cargo de vicepresidente de Pfizer, al contrario de lo que se dice en la web LifeSiteNews. Según su perfil de LinkedIn, trabajó en la farmacéutica entre 1995 y 2011 y tuvo el cargo de jefe científico y vicepresidente de investigación respiratoria y de alergias.

En la entrevista, Yeadon asegura que es imposible que las variantes del SARS-CoV-2 escapen a la "inmunidad". Dice que la variante más distinta al virus original lo es sólo un 0,3% y que, en el caso de que fuéramos reinfectados con una variante, nuestro sistema inmunológico seguiría reconociendo el virus.

Pero las variantes del SARS-CoV-2 sí pueden escapar a los anticuerpos neutralizantes y, por lo tanto, la eficacia de la vacuna podría reducirse, tal y como indicaba a Maldita.es Isabel Solá, viróloga del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC).

No, la nueva variante del SARS-CoV-2 aparecida en Reino Unido no está relacionada con la vacuna de Pfizer

A finales de 2020, tras la aparición de la variante del SARS-CoV-2 en Reino Unido, se difundió en redes sociales una publicación que indicaba que “la nueva cepa del virus en Gran Bretaña es la vacuna”. La web eldiestro.es también publicó un contenido vinculando la vacuna del laboratorio estadounidense con la variante del coronavirus: “Qué curioso lo del Reino Unido: Son los primeros del mundo en vacunarse y ahora sufren una variante del virus más contagiosa y más letal; raro, ¿no?”.

Pero es un bulo que la mutación genética de este coronavirus surgida en Reino Unido se deba a la vacuna de Pfizer. Los estudios demuestran que la variante se detectó por primera vez el 20 de septiembre en el sureste de Inglaterra y no fue hasta el pasado 8 de diciembre cuando la vacuna se comenzó a administrar en el país. Tampoco en septiembre se estaban realizando pruebas de la vacuna en Reino Unido. Además, la vacuna no utiliza en su composición antígenos o el virus atenuado. Por lo tanto, no es posible que sea la causa de dicha variante del SARS-CoV-2.

No, las variantes del coronavirus no se detectan mediante PCR, sino gracias a técnicas de secuenciación masiva

Nos habéis preguntado por un post de Facebook de Jon Ander Etxebarria Garate, decano del Colegio de Biólogos de Euskadi (COBE), a través del cual cuestiona el descubrimiento de una nueva variante del SARS-CoV-2 y del papel que desempeñan las pruebas PCR en este cometido. "¿Me quieren explicar cómo han podido descubrir la nueva cepa del Sars Covid 2 (sic) si todavía estamos esperando el cultivo viral de la original? ¿Es que lo han detectado con una PCR? ¿Cómo es posible que esa PCR pueda detectar una mutación cuando la técnica está basada con secuenciación del banco de genes utilizando fragmentos virales del Sars Covid 1? ¿A qué espera la ciencia para decir la verdad de una vez?", plantea Etxebarria en el post.

Lo cierto es que las variantes del SARS-CoV-2 no se detectan mediante PCR, sino gracias a la secuenciación masiva, una herramienta esencial en la vigilancia epidemiológica. Lo que comparten la PCR para el diagnóstico y la secuenciación es que, en ambos casos, se aísla el ARN de la muestra que se analiza por PCR para detectar presencia o ausencia de SARS-CoV-2.

“En caso de dar positivo, luego se puede someter al proceso de secuenciación”, explicaba a Maldita.es Alcamí. Esto, según el experto, “permite hacer una monitorización epidemiológica a nivel molecular de lo que está pasando con las variantes del virus desde el inicio de la epidemia”. Además, existen cepas aisladas y que crecen en cultivo de las principales variantes.

No, no es posible afirmar con certeza que las vacunas actuales protejan contra todas las variantes del coronavirus

“Permítame enfatizar que (...) todas las variantes del virus COVID-19 que han surgido hasta ahora responden a las vacunas aprobadas disponibles”, afirmó Hans Henri P. Kluge, director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, el pasado 20 de mayo. Pero, ¿es cierto que las vacunas aprobadas son eficaces contra todas las variantes del SARS-CoV-2?

“En la literatura no hay datos que de modo tajante nos permitan decir ninguna de las dos cosas: ni que las vacunas actuales protegen contra todas las variantes ni que las vacunas actuales fallan frente a algunas de las variantes. Estamos en una situación probablemente intermedia”, explicaba a Maldita.es Alfredo Corell, miembro de la Sociedad Española de Inmunología y catedrático de Inmunología de la Universidad de Valladolid.

Alcamí indicaba a Maldita.es que la afirmación de Kluge sobre las vacunas “no es completamente cierta”: “Lo que sabemos es que algunas variantes son resistentes a algunas vacunas y aunque probablemente otras vacunas sí sean capaces de controlar las nuevas variantes, esta contención será parcial, no tan eficaz como frente a las variantes originales”.

De hecho, según subraya, “hay todavía un grado de incertidumbre sobre si las actuales vacunas serán suficientes o habrá que modificarlas para que sean completamente eficaces”.

Además, la eficacia de algunas vacunas sí ha bajado con determinadas variantes. Solá nos explicaba que en general “parece que la efectividad no se reduce con la variante británica, pero sí con la sudafricana”. En Maldita.es también os hemos contado qué sabemos sobre la eficacia de las vacunas frente a las variantes del SARS-CoV-2

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Comentarios

Maldita
Autor/a:

Maldita.es

Maldita.es es un medio de comunicación sin ánimo de lucro que lucha contra la desinformación