Bulos sobre la vacuna de AstraZeneca

08 Jun 2021

En los últimos meses también se han viralizado múltiples desinformaciones relacionadas con la vacuna desarrollada por AstraZeneca. Ya os hemos contado los bulos virales que circulan sobre la vacuna de Pfizer contra la COVID-19

Os explicamos que no es cierto que esta vacuna lleve entre sus ingredientes "tejido pulmonar de varón caucásico abortado de 14 semanas", que la palabra “AstraZeneca” no viene del latín ni significa “matar estrellas” o qué sabemos de una imagen de esta vacuna con fecha de 15 de marzo de 2020 en el bote que se usa para decir que la pandemia estaba planeada. Desde

No, no es cierto que la vacuna de AstraZeneca lleve entre sus ingredientes "tejido pulmonar de varón caucásico abortado de 14 semanas"

También se ha viralizado una imagen en la que se señalan algunos extractos de texto supuestamente impreso en la caja de la vacuna para la COVID-19 de AstraZeneca. Algunas publicaciones aseguran que ese código significa que la vacuna contiene células de fetos abortados, concretamente "tejido pulmonar de varón caucásico abortado de 14 semanas". Sin embargo, no es cierto que la vacuna de AstraZeneca contenga células de fetos abortados.

Ninguna vacuna contiene células de fetos abortados. Para generar la versión debilitada de los virus utilizados en algunas vacunas (los que harán que nuestro sistema inmune "aprenda a pelear" contra esa amenaza externa) hay que cultivarlos. Eso no puede hacerse en cualquier superficie, ya que estos necesitan células a las que infectar para sobrevivir.

La opción más eficiente para la producción de las vacunas es el uso de cultivos celulares, es decir, células (de procedencia animal o humana) que se cultivan en un medio artificial de forma controlada. Existen dos líneas celulares inmortalizadas que provienen de células extraídas durante el análisis de dos fetos resultado de dos abortos por motivos médicos en 1961 y 1966. Esas células, que se han utilizado en investigaciones para vacunas contra la polio, la rubeola o la varicela, nunca han formado parte de los fetos originales.

Las siglas MRC-5 que se subrayan en la imagen corresponden a una de estas líneas celulares. En concreto, las células originales que dieron pie a esta línea proceden de un feto abortado en la semana 14 por causas médicas en 1966. Pero, tal y como os acabamos de explicar, dichas células nunca han formado parte de los tejidos del feto original.

La documentación de la época refleja que este fue un aborto terapéutico tras descubrirse que el feto padecía alguna enfermedad grave. Es decir, que no fue un aborto realizado para investigar con el feto. Fue el posterior análisis lo que dio como resultado la extracción de tejidos que a su vez dio como resultado dichas líneas celulares. No se han utilizado nuevos tejidos para mantener esta línea desde entonces.

No, La Sexta no ha publicado que el forense que realizó la autopsia a la profesora de Marbella que falleció días después de recibir la vacuna de AstraZeneca ha sido víctima de "presiones por parte del gobierno y sobornos"

Se ha difundido un supuesto titular de La Sexta en el que se afirma que el médico forense que realizó la autopsia a la profesora de Marbella (Málaga) que falleció días después de recibir la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 a sido víctima de "presiones por parte del gobierno y sobornos". En el subtítulo, se indica que “en declaraciones en exclusiva a laSexta (sic), el forense asegura que no se ha realizado la autopsia". Pero es un bulo: se trata de un montaje.

No hay enlace ni existe constancia de esta supuesta publicación de La Sexta. La búsqueda de este titular y subtítulo no ofrece ningún resultado. No están publicados ni en dicho medio ni a través de ningún otro canal.

El pasado 19 de marzo La Sexta publicó una noticia sobre el informe preliminar de la autopsia de la profesora de Marbella. Según informó, la Junta de Andalucía anunció que este informe indicaba que no había relación entre la vacuna y el fallecimiento.

El formato de esta noticia de la web coincide con el de la captura del bulo que ha circulado en redes sociales. La sección en la que está publicada y el cintillo, en el que pone "hemorragia cerebral", son los mismos. Por lo tanto, esta publicación podría ser la base con la que se ha realizado el montaje.

Además, si nos fijamos, La Sexta no pone un punto al final de sus titulares. Los titulares y subtítulos de este tipo de capturas que circulan pueden haberse modificado mediante una edición del código de la página.

¿Qué sabemos de la imagen de la vacuna contra la COVID-19 de AstraZeneca con fecha de 15 de marzo de 2020 en el bote que se usa para decir que la pandemia estaba planeada?

Se ha difundido la imagen de un recipiente etiquetado como ChAdOx1 nCoV-19, el nombre de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, fechado el 15 de marzo de 2020. Un comentario asegura que esta foto de "la vacuna Astra Zeneca con fecha de 15 de marzo de 2020" demuestra que "estaba todo planeado".

Más de un mes antes, el 7 de febrero, la Universidad de Oxford ya anunció que un equipo de investigación del Instituto Jenner se estaba preparando para comenzar las pruebas clínicas de una nueva candidata a vacuna contra el coronavirus.

El 30 de enero de 2020 la OMS declaró que el brote del entonces nuevo coronavirus era una emergencia de salud pública de importancia internacional. No fue hasta el 11 de marzo cuando lo declaró como pandemia.

No obstante, las autoridades chinas ya informaron a la Organización Mundial de la Salud de casos de neumonía de origen desconocido el 31 de diciembre de 2019, y el 7 de enero las autoridades chinas identificaron al SARS-CoV-2. La primera secuencia completa del SARS-CoV-2 se publicó el 10 de enero de 2020, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC). Es decir, el virus ya se conocía antes de marzo y por eso los investigadores ya podían trabajar en una vacuna.

Sean Elias, investigador del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford,  fue quien hizo la foto el 15 de marzo de 2020, según recoge el equipo de verificadores de Reuters, miembro de la International Fact-Checking Network (IFCN) de la que también forma parte Maldita.es.

"Elias dijo que la fecha en el tubo indica cuándo se estaba procesando el virus", indica Reuters. Según Elias, "esto fue unas semanas antes de que se completara el primer lote de vacuna y se vacunara a los primeros voluntarios en el ensayo clínico de fase 1". De hecho, fue el 27 de marzo cuando Oxford comenzó a seleccionar voluntarios para empezar los ensayos clínicos de dicha vacuna.

No, el nombre de la compañía AstraZeneca no viene del latín y significa 'mata a las estrellas' o 'es decir, matar estrellas'

Ha circulado en redes sociales que el nombre de la compañía AstraZeneca proviene del latín y significa "mata a las estrellas" o "es decir, matar estrellas" y que "esto no es casualidad". Sin embargo, es un bulo.

El nombre nació tras la fusión del laboratorio Astra AB y la farmacéutica británica Zeneca Group. AstraZeneca explicó a un usuario en 2019 en Twitter que "Astra" tiene su raíz en la palabra griega "astron" que significa "estrella". Por otra parte, "Zeneca es un nombre inventado" por una agencia "a la que se le encargó encontrar un nombre que comenzara con una letra de la parte superior o inferior del alfabeto y que fuera fonéticamente memorable, de no más de tres sílabas y que no tuviera un significado ofensivo en ningún idioma".

Como explican los compañeros de AFP Factual, miembros de la International Fact-Checking Network (IFCN) de la que también forma parte Maldita.es, el "ex director gerente de Zeneca David Barnes comentó en 2001 en una entrevista al diario británico The Daily Telegraph cómo surgió llamar así a la compañía". Según contó, él mismo pidió "a Interbrand que encontrara un nombre que fuera fácil de recordar fonéticamente, con no más de tres sílabas y que no significara nada estúpido, gracioso o grosero en otros idiomas".

Lo que se ha compartido en redes es una captura del sistema de traducción de Google, que traduce el nombre de la compañía desde el latín como "mata a las estrellas" o "es decir, matar estrellas".

Desde Maldita.es hemos comprobado que los resultados con este traductor son distintos en función de cómo busquemos la palabra AstraZeneca. Para que dé el resultado que se comparte habría que dividir la palabra "zeneca" en dos (ze neca).

Hartmut Loos, expresidente de la Asociación Alemana de Filología Clásica, aseguró a AFP Factual que la traducción del latín que se hace en estas publicaciones "no es correcta. No hay 'ze' en latín". Según explicó, esta traducción se obtiene de "astra neca". Desde Maldita.es lo hemos comprobado en el traductor de Google y si buscamos las palabras "astra Neca" la traducción del latín, efectivamente, es "matar estrellas".

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Comentarios

Maldita
Autor/a:

Maldita.es

Maldita.es es un medio de comunicación sin ánimo de lucro que lucha contra la desinformación