Relaciones de pareja ¿cómo hacer que funcionen?

21 Mayo 2021

No es fácil conseguir que una relación de pareja funcione. Para lograrlo, es necesario sentar unas bases no sólo en el amor, sino también en el respeto, el diálogo y la admiración hacia la otra persona.

A continuación, te explicamos cuáles son las claves esenciales para tener una relación de pareja sana y duradera en la que puedas disfrutar plenamente.

Cómo tener una relación sana de pareja: principales ingredientes para que funcione

Autonomía e independencia

Todas las personas necesitan su espacio y, por eso, es esencial no coartar la libertad del otro en ningún momento. Los planes en pareja están muy bien, pero no hay que dejar de lado a la familia ni a los amigos. Organiza alguna cena o escapada y anima a tu pareja a que haga lo mismo.

No renuncies a tus metas por la otra persona. Aunque a corto plazo, te parezca la mejor opción, a la larga, te provocará frustración y se lo echarás en cara a tu pareja, algo muy típico en las relaciones tóxicas.

Libertad

No te sientas forzado a mantener una relación por comodidad o por pena. Esto es uno de los grandes errores que se pueden cometer y que pasan factura con el paso de los años. 

Siéntete libre para elegir con quién quieres estar. Si crees que no va a salir bien o simplemente no te encuentras a gusto del todo con la otra persona, es mejor que te lo pienses mucho antes de dar el paso. Así evitarás tu propio sufrimiento y el de otros.

Equilibrio emocional

Es muy importante que ambas partes os encontréis en el mismo punto a nivel emocional para que la relación esté lo más equilibrada posible. 

El hecho de que uno de los miembros no se encuentre bien psicológica o anímicamente puede afectar de forma negativa. 

Conexión 

El cariño y la intimidad son dos aspectos esenciales para lograr un buen vínculo emocional. Conviene cuidar este aspecto porque es otro de los elementos en los que se basa una relación sana de pareja.

Sabemos que el ritmo frenético que llevamos a diario puede afectar negativamente a la pareja y, por eso, es fundamental sacar tiempo para desconectar de la rutina y conectar con la pareja.

Hacer una escapada de fin de semana, preparar una cena romántica o simplemente ver una película juntos son gestos que marcan la diferencia. Compartir aficiones también te ayudará a sumar momentos especiales.

Respeto 

Es una parte fundamental de la relación de pareja. Sin respeto, no hay amor (o al menos no un amor “sano”). Solo hay sitio para la toxicidad.

Los insultos y las faltas de respeto, ya sean verbales o debido a ciertos comportamientos, dinamitan la relación, la autoestima y, además, desembocan en una relación tóxica que nada tiene que ver con el ideal de amor que tenemos.

Por eso, es imprescindible que trates a tu pareja desde el respeto, como un igual y no como si fuera inferior. 

Claves para una relación de pareja sana [GUÍA GRATUITA]

Lealtad

Aunque es importante no renunciar a nuestro espacio y a la compañía de los nuestros, no hay que anteponer siempre la familia y los amigos a la pareja. 

Habrá momentos en los que no tendrás más remedio, pero no lo tomes por costumbre porque, a la larga, acabará desgastando la relación.

Buena comunicación

No te guardes tus emociones y opiniones. La comunicación es uno de los pilares fundamentales para que una relación dure muchos años.

Busca el momento y siéntate a hablar. Si te ha molestado algo o estás preocupado, es necesario compartir esos sentimientos y necesidades. Esto te ayudará a manejar mejor la situación y a evitar posibles conflictos y desacuerdos en el futuro. 

Y recuerda: es igual de importante escuchar como que te escuchen. Deja que tu pareja se desahogue y toma nota mentalmente de sus sentimientos. Así os resultará más fácil encontrar una solución.

Compromiso

A las duras y a las maduras: este dicho es una de las principales premisas de toda relación sana de pareja. Estar comprometido con la pareja significa estar en los momentos buenos, pero también en los malos.

La vida no siempre es de color de rosa. Habrá días buenos y otros que no lo sean tanto. Estar ahí y apoyar a tu pareja es una forma de reforzar aún más el vínculo afectivo que os une.

Confianza

La confianza es una parte fundamental de la pareja y algo que conviene trabajar. Cuando los celos y la desconfianza se apoderan de la relación, comienza el principio del fin. 

Sabemos que es muy difícil creer en alguien al 100%, sobre todo cuando has tenido malas experiencias; pero, si no hay motivos, desconfiar sin razón te puede afectar muy negativamente y también a tu pareja.

Es un claro indicativo de una relación tóxica. Al final, estás siempre pendiente de si lo que te cuenta es realmente cierto o te está engañando y, con una dinámica así, no se puede disfrutar.

Sexo

No es lo más importante, pero sí que es uno de los aspectos que mejoran la relación y refuerzan el vínculo afectivo.

Aunque el estrés y la ansiedad son los peores enemigos de las relaciones sexuales en los tiempos que corren, te recomendamos dejar a un lado las preocupaciones y disfrutar del sexo como lo haces del amor.

Apoyo

No siempre vas a estar de acuerdo con tu pareja, pero hay momentos en la que esa persona a la que tanto quieres necesita tu apoyo incondicional y sentirse comprendido cuando nadie cree en sus convicciones.

Empatizar en determinadas circunstancias te ayudará a reforzar la conexión y el compromiso con tu pareja. 

Estas son algunas de las claves imprescindibles para tener una relación sana de pareja. Cuando alguno o varios elementos fallan, lo más probable es que los miembros se sientan insatisfechos.

Cuando esta insatisfacción provoca una etapa de crisis que se alarga en el tiempo, es necesario recurrir a la ayuda de un psicólogo especializado en terapia de pareja. El especialista os proporcionará las herramientas para gestionar las emociones y superar el bache, siempre que sea posible.

Nueva llamada a la acción

Comentarios

Equipo medico dkv
Autor/a:

Equipo médico DKV

Los artículos elaborados por DKV Salud han sido contrastados y aprobados por profesionales médicos de la compañía.