Mitos sobre las infecciones de transmisión sexual

09 Dic 2021
Tiempo de lectura
4 minutos
En este artículo de Maldita.es desmentimos qué el sexo oral no evita las infecciones de transmisión sexual
Disfrutar del sexo

Más de un millón de personas contraen una infección de transmisión sexual (ITS) cada día, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si hace unos meses os explicamos cuándo y cada cuánto es recomendable realizarse una prueba de ITS, ahora os contamos cuáles son los mitos más extendidos sobre este tipo de infecciones.

El preservativo sirve para evitar el contagio de la mayoría de las ITS (pero no de todas)

Las ITS se distinguen de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en que estas últimas son la posible consecuencia de una infección, pero no todas las infecciones generan síntomas ni derivan en enfermedad.

Cualquier persona sexualmente activa puede contraer una enfermedad de transmisión sexual, según los CDC: “Ni siguiera es necesario tener relaciones sexuales anales o vaginales para contraer una ETS”. Esto se debe a que algunas de estas enfermedades, como el herpes y el virus del papiloma humano (VPH), “se propagan por el contacto de piel a piel”.

Utilizar preservativo es importante más allá del riesgo de embarazo y aunque seas estéril. Se trata de uno de los métodos de protección más eficaces contra las ITS, según la OMS. Pero es un mito que puedan prevenir cualquier tipo de infección.

Alicia Comunión, coordinadora del grupo para la investigación de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y Sida de la Academia Española de Dermatología (AEDV), explica a Maldita.es que el preservativo para evitar el contagio de muchas infecciones al practicar sexo vaginal, oral y anal.

Por ejemplo, protege de la infección por gonorrea o por clamidia así como de las infecciones que se transmiten por semen o fluido vaginal, como es la infección por el VIH y hepatitis B”. Según la experta, también sirve de protección en muchos casos de sífilis donde las lesiones infectivas están en zonas que cubre el preservativo.

Aun así, no logra evitar el contagio de cualquier tipo de ITS. “Es cierto que con algunas ETS como el herpes, condilomas (lesiones causadas por la infección del virus del papiloma humano) o algunos casos de sífilis, las lesiones pueden aparecer en zonas que el preservativo no protege y no es del todo eficaz”, afirma Comunión.

Puedes tener una ITS y no saberlo, porque no siempre producen síntomas

“Si tu pareja tiene una enfermedad de transmisión sexual, lo notarás”. Pues no: es un mito. Muchas de estas enfermedades no presentan síntomas durante mucho tiempo, según los CDC. No obstante, “aún pueden hacer daño y transmitirse durante las relaciones sexuales”.

Más del 70% de las mujeres y del 50% de los hombres con infección por clamidia son asintomáticos, según el Ministerio de Sanidad. “Cuando se presentan síntomas, pueden aparecer entre unos días y varias semanas después de la infección”, afirman desde el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG). Además, “pueden ser muy leves y confundirse con una infección del tracto urinario o vaginal”.

Desde Sanidad de Castilla y León subrayan que no tener síntomas “no significa que no se esté contagiando a otras personas, transmitiendo la infección al tener relaciones sexuales, contribuyendo a su propagación”. Por eso, ante una conducta sexual de riesgo, “es preciso el examen médico y, en ocasiones, un análisis de sangre u otras pruebas, para establecer el diagnóstico definitivo”.

No, el sexo anal u oral no evita las ITS

La mayoría de las ITS no sólo pueden contraerse  al producirse una penetración vaginal. También pueden contraerse mediante el sexo anal y oral. “Hay gente que cree que el sexo oral no contagia ITS cuando en realidad se pueden contagiar gonorrea, clamidia o sífilis”, asegura Comunión.

En el caso del VIH, la experta subraya que el modo más eficaz de transmisión es “mantener sexo anal con una persona con infección y carga viral elevada en fluidos (como el semen) al ser la práctica que produce más microtraumatismos y, por tanto, puertas de entrada”. Otras como la clamidia y la gonorrea “infectan igual la mucosa de la uretra, el cérvix, el ano y la faringe”.

El riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual a través de las relaciones sexuales orales depende de varios factores, según los CDC. Por ejemplo, de la ITS en particular o de los actos sexuales practicados. Entre las enfermedades que se pueden transmitir a través del sexo oral, el organismo menciona la clamidia, la gonorrea, el sífilis, el VIH o el VPH.

Sí, es posible contraer la misma ITS más de una vez a lo largo de tu vida

No es cierto que el hecho de haber contraído una ITS una vez signifique que no puedas volver a tenerla en el futuro. “La mayoría de enfermedades pueden volver a contagiarse y padecerse porque muchas son infecciones locales que no generan inmunidad sistémica como es el caso de la infección por gonococo o la clamidia”, asegura Comunión. La sífilis también “es una infección sistémica que se puede volver a padecer”.

En algunos casos, como el de la hepatitis A o B, “es cierto que si tienes anticuerpos de haberla pasado o de la vacuna puedes no volver a contagiarte”. La vacuna contra la hepatitis B ofrece una protección de entre el 95% y el 100% contra la infección, según la Organización Panamericana de la Salud. En el caso de la vacuna contra la hepatitis A, “casi el 100% de las personas desarrollan niveles protectores de anticuerpos contra el virus en el plazo de un mes después de la inyección de una sola dosis”.

No, no todas las ITS tienen cura

Las ITS son causadas por infecciones con bacterias o virus. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos explica que las infecciones causadas por bacterias se tratan con antibióticos. Aunque las ITS causadas por virus “no se pueden curar”, los síntomas se pueden tratar.

Por ejemplo, el VIH no tiene cura. Pero sí existen diferentes medicamentos para tratar los síntomas. Los CDC insisten en la importancia de comenzar el tratamiento lo antes posible después del diagnóstico. Hacerlo, además de reducir la cantidad de virus que hay en la sangre, “ayuda a prevenir la transmisión a los demás”.

El herpes genital o el virus del papiloma humano causan enfermedades de transmisión sexual que no tienen cura, según los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH). “Las personas con una ITS causada por un virus estarán infectadas de por vida y siempre correrán riesgo de infectar a sus parejas sexuales, si bien muchos tratamientos para virus reducen significativamente este riesgo”.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Comentarios

Maldita
Autor/a:

Maldita.es

Maldita.es es un medio de comunicación sin ánimo de lucro que lucha contra la desinformación