¿Qué no debe hacer una mujer después del parto?

19 Jul 2021
El postparto es una época de dudas. Si quieres saber qué no debe hacer una mujer después del parto, ¡te lo contamos en este post!
Pie de foto
qué no debe hacer una mujer después del parto

El puerperio son las seis semanas siguientes al parto, y este es el tiempo que necesita el cuerpo de la mujer para empezar a volver a la normalidad. No es un periodo fácil, pues en él se concentran muchos cambios. Por ello, es importante tener claros algunos aspectos clave de esta etapa para poder actuar en consecuencia y lograr la mejor recuperación postparto. En este post te contamos qué es lo que no debe hacer una mujer después del parto.

 

Las 10 cosas que no debe hacer una mujer después del parto

 

Cada cuerpo es diferente y esto hace que cada mujer, tras cada parto, necesite un tiempo distinto para recuperarse. En este sentido, es fundamental tener claro que no conviene forzar al organismo.

 

Para una correcta recuperación después de dar a luz, estas son algunas de las cosas que no debe hacer una mujer después del parto:

 

No dar importancia al estado de ánimo 

 

Una de las principales cosas que no debe hacer una mujer después del parto es culpabilizarse por estar triste. Es totalmente normal que, tras el parto, la mujer se sienta triste e insegura. Esto se debe a los cambios hormonales y a la adaptación a la nueva situación vital. 

 

Esta tristeza, que puede parecer inexplicable, suele ser transitoria. Se habla de depresión posparto cuando este estado se mantiene durante mucho tiempo o se agrava con sentimientos de culpa o fobias. 

 

Lo más importante para superar este periodo de bajón es pedir ayuda, intentar no agobiarse y, sobre todo, no sentirse culpable por estar triste

 

Descuidar la alimentación y la hidratación 

 

La alimentación durante el puerperio debe incluir todos los elementos de una dieta equilibrada. Es fundamental ser consciente de que no es el mejor momento para empezar una dieta, aunque tampoco es recomendable comer de forma voraz. 

Guía gratuita
Alimentacion equilibrada
¿Qué incluir en una dieta sana y equilibrada?

En esta guía encontrarás recomendaciones científicas sobre la alimentación y la prevención de enfermedades, consejos para cuidar las comidas sociales, para una alimentación más sostenible y opciones de comidas con poco tiempo.

El estreñimiento es muy frecuente tras el parto porque el intestino tarda un tiempo en retomar su ritmo habitual. Además, esto puede verse agravado por la presencia de hemorroides, que pueden aparecer debido a los esfuerzos del expulsivo, haciendo que las venas de alrededor del ano se dilaten. 

 

Todo ello puede aliviarse con una buena alimentación, rica en fibra (legumbres, pan integral, verduras y frutas, sobre todo kiwi) y que contenga muchos líquidos, ya que favorecen el tránsito intestinal.

 

Es importante tomar 1.200 mg de calcio al día, que corresponden a 2-3 raciones de lácteos (1 ración equivale a: 1 vaso de leche o 2 yogures o 40 gramos de queso curado o 80-100 gramos de queso fresco).

 

En cuanto a la hidratación, lo que no debe hacer una mujer después del parto es dejar de beber entre 2-3 litros al día, sobre todo si la lactancia es materna. 

 

No cuidar la higiene personal 

 

Uno de los principales riesgos durante el postparto son las infecciones. Para prevenirlas, se recomienda la ducha diaria en lugar del baño, y el cambio frecuente de las compresas, que deben ser de algodón. No es recomendable usar ni celulosa ni tampones. 

 

No deben hacerse baños ni lavados vaginales. Los puntos de la episiotomía deben lavarse dos veces al día, y luego deben secarse suavemente con una toalla.

 

En caso de hemorroides, puede lavarse la zona con agua fría y aplicar alguna pomada específica, teniendo cuidado de que no toque el área de la episiotomía, si la hubiera.

 

No vigilar los loquios 

 

Los loquios son los restos de sangre y tejidos que quedan dentro del útero, y que la mujer expulsa durante la cuarentena, a veces en forma de coágulos. Suelen durar de cuatro a cinco semanas y varían en intensidad y aspecto. Al principio son rojizos y conforme pasan los días van siendo más claros, de color rosado, hasta volverse amarillentos.

 

Tienen un olor característico, que no llega a ser desagradable. Si lo fuera, podría ser señal de infección en el canal del parto y debe consultarse al ginecólogo, cosa que también debe hacerse si el aspecto de los loquios cambia bruscamente.

 

No utilizar ropa interior adecuada

 

Es importante que la ropa interior permita la transpiración. Las braguitas deben ser de algodón y altas, sobre todo en caso de cesárea, para evitar que la braguita roce la herida. 

 

El sujetador debe ser de una talla adecuada puesto que el pecho puede haber aumentado con el embarazo y aún más tras el parto. En caso de lactancia materna, es recomendable utilizar  sujetadores especiales para lactancia.

 

No cuidar los puntos o la cicatriz de la cesárea 

 

La herida, tanto de la episiotomía como de la cesárea, debe lavarse una vez al día con agua y jabón (no son necesarias soluciones yodadas). 

 

Es fundamental que la herida esté limpia y seca. Para ello, lo mejor es dejarla al aire, porque con el sudor la herida se reblandece y tarda más en cicatrizar.

 

Mantener relaciones sexuales y pensar que no puede haber embarazo

 

Es importante no mantener relaciones sexuales hasta que el cérvix esté cerrado y no haya riesgo de infección. Además, si hay cicatrices en el periné por una episiotomía o desgarros en el parto, el coito podría retardar la cicatrización o producir infecciones. Antes de retomar las relaciones conviene que la matrona examine el suelo pélvico.

 

Por otra parte, la prolactina segregada durante la lactancia altera la ovulación y el ciclo menstrual, pero no siempre por igual a todas las mujeres. Dado que la mujer no sabe cuándo volverá la regla (y la ovulación sucede 14 días antes de la regla), es posible quedarse embarazada durante el postparto, si no se usa un método anticonceptivo. Puede usarse preservativo, o anticonceptivos hormonales orales basados en gestágenos.

 

Hacer ejercicio en el postparto

 

Hacer ejercicio durante las primeras semanas tras el parto es otra cosa que no debe hacer una mujer después del parto. El organismo necesita regresar a su actividad habitual poco a poco. 

Guía gratuita
Ejercicio en casa
Ponte en forma desde casa

Planning de entrenamiento para hacer ejercicio desde casa con poco equipamiento y tiempo. Te explicamos el paso a paso de los principales ejercicios para fortalecer todo tu cuerpo

Es mejor que los ejercicios postparto Kegel, los abdominales, la gimnasia de mantenimiento o los ejercicios de recuperación de suelo pélvico se dejen para después de la cuarentena. Incluso, si resulta excesivo, pueden dejarse pasar unas semanas más.

 

Pensar que la lactancia en el postparto es fácil

 

La lactancia materna es un importante vínculo madre-hijo y requiere tiempo y esfuerzo. Hay varias posibilidades: la lactancia a demanda y la lactancia “regular”, es decir cada 2-3 horas. 

 

La AEP recomienda la lactancia a demanda, pero cada madre decide cómo llevarla a cabo. En cualquier caso supone un esfuerzo y un gasto calórico elevado. Además, es importante que se realice de forma cómoda, en una buena postura y en un ambiente relajado, en el que pueda establecerse el vínculo.

 

La subida de la leche materna puede provocar dolor y tirantez en los senos que, si no remiten, es conveniente comentar con una persona experta en lactancia, pues puede que la postura en la que se amamanta sea la causa. Si el bebé no mama bien, el pecho no se vacía correctamente y se congestiona (ingurgitación mamaria).

 

Es esencial vaciar completamente el pecho. Si el bebé no lo hace, puede usarse un sacaleches. La ingurgitación remite con calor húmedo (paños calientes sobre el pecho) y masajes. 

 

No descansar

 

Tras el parto baja bruscamente la progesterona, hormona que actúa sobre los receptores neuronales implicados en el ciclo del sueño, lo que provoca insomnio. Para aliviarlo es importante dormir siempre en la cama (aunque sea poco rato), y, sobre todo, y aunque suene a tópico, descansar cuando lo haga el bebé. Además, también es recomendable evitar la cafeína.

 

Se trata de pedir ayuda, implicar al padre y solicitar la comprensión de familiares y amigos, pues  atender a las visitas es agotador. 

 

Ahora que ya sabes qué no debe hacer una mujer después del parto, solo te falta cuidarte y dejarte cuidar en estas semanas tan delicadas. 

Comentarios

Isabel
Autor/a:

Isabel Gimenez Blasco

Con 15 años de experiencia médica, desde el 2011 Isabel Giménez Blasco trabaja en la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Quirón de Zaragoza, donde con su trabajo apoya la ilusión de ser madre de muchas mujeres.

Médico en la Unidad de Reproducción Asistida y de Obstetricia y Ginecología en la Unidad de Ginecología del Hospital

Guía gratuita
Alimentacion en el embarazo
Consejos de alimentación durante el embarazo

¿Qué alimentos se deben evitar durante el embarazo? Recomendaciones nutricionales para un embarazo saludable y libre de intoxicaciones y riesgos para el bebé.

Productos y servicios relacionados

Si vas a ser mamá, protege lo que más te importa

Seguro para embarazadas
Seguro para embarazadas

¿Vas a ser madre? Cuenta con un seguro de salud que te ofrezca las mejores coberturas antes, durante y después del embarazo.

Comadrona digital
Comadrona digital

Queremos estar a tu lado, por eso nuestra comadrona digital te dará el apoyo necesario para que disfrutes al máximo de estos momentos.

Conservación de células madre
Conservación de células madre

El servicio First se encarga de conservar las valiosas células que se encuentran en la sangre del cordón umbilical (células madre hematopoyéticas aisladas) útiles para tratar en la actualidad más de 80 enfermedades.