Lunar malo, cambiante, atípico y melanoma, ¿qué es qué?

20 Oct 2023
Tiempo de lectura
11 minutos
Casi todos tenemos lunares repartidos en el cuerpo. Debemos saber cuáles pueden ser dañinos. La regla ABCDE es muy útil para identificar un lunar malo.

La autoexploración es fundamental para la detección precoz de un lunar malo o potencialmente malo, pero requiere que conozcamos las señales de alarma para saber detectarlos a tiempo.

  1. Cómo es el lunar común

  2. A qué nos referimos cuando hablamos de lunar malo

  3. Qué es un melanoma

  4. La regla ABCDE para identificar un lunar malo

  5. Cómo prevenir un lunar malo

  6. Tratamiento de un lunar malo

Gran parte de la población tiene, al menos, varias decenas de lunares repartidos por todo el cuerpo y pueden presentar características muy diversas: diferentes tamaños y colores, planos o con relieves, etc. La mayoría de las veces se trata de una lesión benigna y no supone ningún tipo de problema. En ocasiones, sí tiene un comportamiento maligno o son “lunares malos”, como se conocen coloquialmente. 

En cualquier caso, aquí abordaremos algunos conceptos básicos de los lunares y hablaremos de las señales de alerta sobre la presencia de un posible lunar malo para mantenerlo bajo vigilancia y consultar con el médico si es necesario.

¿Cómo es el lunar común?

Los lunares se forman cuando los melanocitos (células pigmentadas) crecen de forma agrupada. Son unas lesiones muy comunes, tanto que la mayoría de los adultos presentan varias decenas de lunares por todo el cuerpo. 

Los lunares comunes, también conocidos como nevo o nevus (nevi si hablamos en plural), son lesiones benignas de la piel. En cuanto al tamaño, suelen tener menos de 5 mm de ancho y una forma redondeada u ovalada, con una superficie lisa y un borde bien definido.

Aunque pueden presentarse en cualquier parte, los lunares aparecen con más frecuencia en aquellas zonas más expuestas al sol, como la cara, el cuello, la espalda, etc.

El color del lunar común es homogéneo y de un tono marrón o castaño tostado, pero también puede presentar otras tonalidades como, por ejemplo, rosadas. Por lo general, tiende a ser más oscuro que la tonalidad de la propia piel, de ahí que las personas de piel morena tiendan a tener lunares más oscuros que las personas de piel clara.

A pesar de que pueda resultar alarmante, no es raro que un lunar sobresalga ligeramente de la piel, es decir, que los lunares comunes pueden presentar cierto relieve, adoptando forma de cúpula.

Dermatólogo examinando un lunar malo

¿A qué nos referimos cuando hablamos de lunar malo?

De forma general, las personas utilizan el concepto “lunar malo o maligno” cuando quieren referirse a lo que se denomina lunar atípico. No obstante, también hay personas que lo utilizan para hacer referencia al cáncer de piel y, más específicamente, al melanoma. Pero, ¿qué es un lunar atípico? ¿Es lo mismo que el melanoma? ¿Realmente es un lunar malo?

Como son conceptos diferentes, en un primer lugar hay que aclarar que un lunar atípico no es un melanoma. Sin embargo, sí podría considerarse un “lunar malo”, por su potencial para degenerar en un lunar canceroso. Por tanto, es importante realizar las correspondientes revisiones.

Conocidos con el nombre de nevos displásicos, los lunares atípicos presentan un aspecto inusual o anormal que nada tiene que ver con los lunares comunes. A pesar de ello, se trata de una lesión melanocítica benigna. La presencia de lunares atípicos constituye un factor de riesgo para el desarrollo de un melanoma, que sí es una forma de cáncer de piel. 

¿Qué es un melanoma?

A pesar de ser un término bastante conocido, la población general lo usa para hacer al cáncer de piel. Sin embargo, es conveniente saber que el melanoma es un tipo de cáncer que se puede sufrir en la piel, pero no es el único. Tanto es así que es el menos frecuente entre los diferentes cánceres cutáneos.

El melanoma presenta una alta capacidad metastásica, es decir, puede diseminarse a otras áreas del cuerpo y, por tanto, se trata de una neoplasia potencialmente grave. El melanoma es menos frecuente, pero mucho más agresivo que otros cánceres de piel.

El cáncer de piel más habitual es el carcinoma de células basales, pero cuenta con un mejor pronóstico. Como en otras enfermedades graves, un diagnóstico temprano es un factor de gran importancia para un pronóstico favorable en cualquier forma de cáncer. En el melanoma, es aún más importante si cabe, por su capacidad de invasión a los tejidos próximos y de diseminación a otras partes del cuerpo.

Por ello, es muy conveniente realizar, de forma regular, una autoexploración para detectar cualquier cambio en nuestros lunares o la aparición de algún lunar de aspecto sospechoso. Para esto resulta muy útil la regla del ABCDE, que veremos a continuación.

La regla ABCDE para identificar un lunar malo

Un lunar malo puede desarrollarse en cualquier zona del cuerpo, estén expuestas o no a la exposición de la radiación ultravioleta del sol. De ahí, la importancia de revisar aquellos que tenemos en lugares menos visibles.

Para identificar lunares atípicos y/o cambiantes durante una autoexploración, es conveniente aplicar una estrategia que utilizan los propios dermatólogos: la regla de ABCDE.

Infografía - Lunar malo
Infografía - Lunar malo

Esta regla sencilla ayuda a detectar los signos de advertencia o alarma indicativos de un posible melanoma o un lunar cambiante. Cada una de las letras hace referencia a una característica del lunar que debemos comprobar. En conjunto, se trata de cinco aspectos que pueden ser indicativos de un lunar malo o un lunar que está cambiando y que, por tanto, deberá ser visto por un dermatólogo:

A de asimetría

El lunar común suele presentar una forma simétrica y ovalada o redonda, pero el lunar malo o melanoma tiende a ser asimétrico. Por tanto, si observamos que pierde su forma redondeada o aparece con una clara asimetría, será conveniente acudir al dermatólogo para revisarlo.

B de borde

El “lunar malo” suele presentar bordes irregulares y asimétricos, con ondulaciones y/o poca definición; como si el borde se desvaneciera hasta fusionarse con el tono de la piel. A diferencia del lunar común, tiene bordes lisos y uniformes.

C de color

Otra de las características que nos puede servir de señal alarma para detectar lunares sospechosos de convertirse en cáncer de piel es el color. Concretamente, deberíamos fijarnos si un lunar presenta múltiples colores, con tonos de marrón o negro, e incluso rojo o azul, o bien ha cambiado de color.

D de diámetro

El tamaño también es una señal de alerta para detectar un lunar malo de forma precoz, pero es la característica que los dermatólogos consideran menos fiable, ya que los melanomas también pueden presentar un tamaño pequeño. En cualquier caso, si detectamos que tenemos un lunar que aumenta de tamaño y/o que supera los 6 mm de diámetro, lo mejor será consultar con nuestro médico de cabecera o visitar a un dermatólogo.

E de evolución

Hace referencia a vigilar el estado del lunar y, por tanto, viene a decirnos que debemos considerar como señal de alarma cualquier cambio que se produzca en el tamaño, la forma, la textura, el color o la elevación de un lunar o mancha en nuestra piel.

Otros síntomas de los lunares malignos

Sumados a los signos de alerta ya mencionados, también es una señal que no debemos dejar pasar cuando un lunar empieza a presentar síntomas como picor, sensación de comezón, sangrado, exudado o aparición de costras en su superficie y contorno. En definitiva, si detectamos cualquiera de estos cambios o nos aparece un nuevo lunar que nos resulta sospechoso, lo mejor siempre será consultar con un especialista para que pueda evaluarlo adecuadamente.

Melanoma o lunar malo, un tumor maligno de la piel

¿Cómo prevenir un lunar malo?

Además de la autoexploración, existen otras medidas para prevenir la aparición de un “lunar malo”, exceptuando los factores genéticos:

  • Evitar la exposición solar sobre todo en las horas centrales del día.

  • Utilizar cremas de protección solar, las cuales no influyen sobre el bronceado de la piel, pero sí en la protección de la misma.

  • No utilizar cabinas de bronceado.

  • Llevar la piel cubierta por ropa, en la medida de lo posible.

  • Utilizar gafas de sol, gorras, sombreros, viseras

  • Y, en caso de duda, mejor visitar a un dermatólogo.

Tratamiento de un lunar malo

Una vez diagnosticado el cáncer de piel, se clasifica en diferentes estadios que establecen dónde se ubican y las opciones disponibles. De esta manera, el tratamiento y el posterior seguimiento del lunar malo se debe individualizar en cada caso, pues en los estadios iniciales solo es esencial llevar a cabo una cirugía para extirpar las células. En cambio, cuando el caso está más avanzado, sí puede ser necesario recurrir a inmunoterapia, quimioterapia o radioterapia, entre otras opciones más específicas.

Guía gratuita
Cuidar la piel
Consejos para cuidar tu piel

Conoce los efectos beneficiosos y nocivos del sol en la piel, recomendaciones para tomar el sol sin riesgos para la salud, y además en esta guía encontrarás recomendaciones para prevenir quemaduras solares y sus consecuencias para la salud, como la aparición de melanomas.

Preguntas frecuentes sobre lunar malo

Respondemos a las preguntas más recurrentes sobre lunar malo

¿Cómo empieza un lunar canceroso?

Lo cierto es que los cambios en el aspecto de la piel o en las propias sensaciones pueden ser una señal de alarma. Por este motivo, es clave no olvidar realizar todos los meses una autoexploración y proteger la piel de los agentes externos.

¿Qué pasa si un lunar tiene relieve?

Aunque puede ser un signo de alarma, no siempre es así, sobre todo en aquellos lunares que surgieron mucho tiempo atrás y que con el paso de los años han ido sobresaliendo de la piel.

¿Cuándo un lunar pica es peligroso?

Si un lunar pica, no tiene por qué ser cáncer de piel. Pero sí es recomendable acudir al dermatólogo cuando estos también pican, sangran o se agrietan.

Comentarios
Zeneida Herrera
Autor/a: Zeneida Herrera
  • Fundadora de Travel me Softly

  • Investigadora asociada en la Universidad de Heidelberg desarrollando diversos proyectos de investigación en el campo de la terapia celular y la nefrología.

  • Investigadora pre-doctoral del programa europeo NephroTools FP7 Marie Curie Initial Training Network (INT)

Amante de la ciencia, la comunicación, los viajes y la naturaleza.

Guia gratuita
importancia de la hidratacion
La importancia de hidratarse bien

Ingerir la cantidad de líquidos adecuada a diario puede resultar complicado. Por eso, te enseñamos algunas recomendaciones científicas, dónde valorarás diferentes aspectos sobre la hidratación en niños y adultos.

Productos y servicios relacionados

Cuidamos tu salud y la de tu familia

seguro de cuadro medico dkv integral
Seguro de salud DKV Integral

Nuestro seguro de cuadro médico más vendido con un 36% de descuento: visitas a especialistas sin listas de espera, cobertura dental y asistencia en viajes en caso de urgencia

Videollamadas con especialistas y chat 24h

Consulta tus dudas a los mejores profesionales sin moverte de casa con las líneas médicas especializadas, incluida la pediátrica 24h y de obesidad infantil. Además podrás realizar videoconsultas con especialistas a través de la app Quiero cuidarme Más.

Productos de parafarmacia
Productos de parafarmacia

Salunatur es la parafarmacia online en la que encontrarás todo lo que necesites a precios exclusivos por estar registrado en el DKV Club. Productos para protegerte de la COVID-19, para cuidar tu cuerpo y rostro, productos específicamente profesionales.