Reflujo gastroesofágico

04 Oct 2021
Tiempo de lectura
5 minutos
Qué es el reflujo gastroesofágico, qué trucos pueden aliviar los síntomas y qué remedios carecen de evidencia científica
Pie de foto
reflujo gastroesofágico

El esófago es un conducto que transporta la comida desde la boca hasta el estómago. El reflujo gastroesofágico, comúnmente llamado ardor de estómago, se produce cuando un músculo situado al final del esófago no se cierra adecuadamente, tal y como indica Medline Plus, el servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Eso permite que el contenido del estómago regrese hacia el esófago y lo irrite. ¿Cuáles son los síntomas de esta patología? ¿Qué remedios para aliviar los síntomas carecen de evidencia científica? ¿Qué consejos sí pueden ser de utilidad?

Los pacientes con reflujo pueden experimentar una sensación de acidez o quemazón en el pecho

El esófago se une al estómago por una válvula o esfínter llamado esfínter esofágico inferior (o cardias), que permite el paso de la comida para cerrarse posteriormente. “En caso de que no funcione bien y no cierre tras la entrada de la comida, permitirá que el contenido gástrico (que es ácido), ascienda al esófago”, afirma a Maldita.es Gorka Docio Gregorio, médico especialista en cirugía general y de aparato digestivo y maldito que nos ha prestado sus superpoderes.

Este ascenso puede ocurrir de forma ocasional, tal y como explica a Maldita.es Arnulfo Fernández Zulueta, experto en tratamiento y cirugía antirreflujo del Centro Laparoscópico Dr. Ballesta: “Todas las personas en algunos momentos de la vida pueden experimentar síntomas de reflujo, condicionado por situaciones puntuales, sin que este se considere una enfermedad”.

Sin embargo, “cuando ocurre de forma frecuente o hay un daño en la mucosa esofágica”, se considera una patología conocida como enfermedad por reflujo gastroesofágico. Esta enfermedad afecta a aproximadamente un 15% de la población mundial, según la Asociación Española de Gastroenterología. Fernández explica que “puede estar potenciada por otras alteraciones anatómicas como la hernia de hiato y condiciones físicas como el aumento del peso corporal o una alimentación inadecuada”.

Sus síntomas, según Docio, son la pirosis (sensación de acidez o quemazón en el centro del pecho y que se extiende en dirección al cuello) y la regurgitación (la comida o los líquidos regresan de nuevo a la boca especialmente al agacharse o al tumbarse). Este trastorno también puede provocar tos, carraspera, ronquera matutina y disfagia (dificultad para tragar). Además, esta enfermedad “predispone a la aparición de erosiones o úlceras en el esófago (esofagitis)”.

Ni el reflujo es siempre ácido ni la enfermedad sólo provoca síntomas digestivos

Entre los mitos que circulan en torno a esta patología, Fernández destaca el de que el reflujo es siempre ácido. “Si bien esta es la forma de presentación más frecuente, el reflujo puede ser de tipo alcalino (se produce cuando la bilis sube hacia el estómago) o mixto y su manifestación y síntomas clínicos son en ocasiones más difíciles de identificar”, indica.

También es falso que “la enfermedad por reflujo sólo origine síntomas digestivos”. Como ya hemos comentado antes, en ocasiones predominan algunos síntomas respiratorios como “tos crónica, ronquera matinal o una exacerbación de los episodios de asma bronquial”.

Guía gratuita
Alimentacion equilibrada
¿Qué incluir en una dieta sana y equilibrada?

En esta guía encontrarás recomendaciones científicas sobre la alimentación y la prevención de enfermedades, consejos para cuidar las comidas sociales, para una alimentación más sostenible y opciones de comidas con poco tiempo.

No hay evidencias de que la leche, el bicarbonato o el zumo de limón alivien los síntomas del reflujo

En internet también abundan múltiples trucos que en teoría pueden ayudar a aliviar los síntomas del reflujo gástrico. Una de cada cinco personas recurre a remedios caseros, como el bicarbonato o tomar leche, para solucionar síntomas relacionados con el reflujo esofágico como la acidez, según el informe Mitos sobre la protección esofágica y reflujo.

Pero muchos de estos remedios carecen de evidencia científica. Ni la ingesta de leche ni de bicarbonato o zumo de limón curan el reflujo, tal y como afirma Docio y confirman a Maldita.es desde la asociación de enfermos de esófago de Barrett (Asenbar). De hecho, este organismo insiste en que tomar zumo de limón puede estimular la producción de ácidos del sistema digestivo.

“Muchas personas, sobre todo de países con un sistema sanitario muy débil, se inclinan por métodos rudimentarios, como tomar leche, o tomar determinadas plantas, como tratamiento alternativo”, explican desde Asenbar. Pero insisten: los remedios caseros o naturales carecen de evidencia científica para la cura del reflujo.

La leche parece provocar un alivio momentáneo de la acidez de estómago, pero también estimula la producción de ácido, según el informe Mitos sobre la protección esofágica y reflujo. Por ello, “la sensación de acidez regresa tras un período corto de tiempo”.

Un estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine indica que el consumo de leche entera, baja en grasa o desnatada produce un aumento de la secreción de ácido gástrico. En Maldita.es también os hemos explicado por qué no hay evidencias de que tener ardor de estómago durante el embarazo signifique que tu bebé nacerá con mucho pelo.

Desde Asenbar afirman que también hay quienes “se obcecan en no tomar medicinas modernas, aduciendo que son perjudiciales para el organismo, como el caso del omeprazol”. Es un mito que el consumo puntual de inhibidores de la bomba de protones (medicamentos que inhiben la secreción ácida producida en el estómago, como el omeprazol) pueda provocar daños neurológicos, tal y como indica Docio. Ya os hemos explicado por qué el omeprazol no “acaba con tu salud" siempre que sigas las indicaciones médicas.

¿Cómo aliviar los síntomas del reflujo gastroesofágico?

Si se tiene reflujo, puede ser aconsejable limitar o eliminar el consumo de algunos alimentos. Rosa Mª Martínez Ortega, de la Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y Atención Primaria, menciona por ejemplo que sería conveniente retirar de la dieta o limitar mucho los alimentos picantes o muy especiados o los que contienen una excesiva cantidad de grasa (por ejemplo, la mayonesa, la mantequilla, los alimentos fritos o los embutidos). Según explica a Maldita.es, estos productos pueden enlentecer la digestión.

La experta también aconseja hacer varias comidas al día de poca cantidad y dejar pasar dos horas entre que cenas y te acuestas. Además sugiere disminuir el consumo de alcohol, té y café.

Más allá de la alimentación, ¿qué otros remedios y consejos pueden ser de utilidad? Docio aconseja dejar de fumar, perder peso y hacer ejercicio moderado. La obesidad se asocia con un aumento significativo del riesgo de padecer los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, según un metanálisis publicado en Annals of Internal Medicine.

Martínez aconseja además elevar el cabecero de la cama unos 30º con tacos de madera. Una revisión publicada en Clinical Gastroenterology and Hepatology indica que hacerlo alivia la pirosis nocturna y las alteraciones del sueño asociadas.

Guía gratuita
Ejercicio en casa
Ponte en forma desde casa

Planning de entrenamiento para hacer ejercicio desde casa con poco equipamiento y tiempo. Te explicamos el paso a paso de los principales ejercicios para fortalecer todo tu cuerpo

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Gorka Docio Gregorio.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Comentarios

Maldita
Autor/a:

Maldita.es

Maldita.es es un medio de comunicación sin ánimo de lucro que lucha contra la desinformación